Court bordado tenis Classic Saint 06 SL con Laurent Tu privacidad es importante para nosotros

Tanto nuestros partners como nosotros utilizamos cookies en nuestro sitio web para personalizar contenido y publicidad, proporcionar funcionalidades a las redes sociales, o analizar nuestro tráfico. Haciendo click consientes el uso de esta tecnologia en nuestra web. Puedes cambiar de opinion y personalizar tu consentimiento siempre que quieras volviendo a esta web

con 06 Classic tenis SL Court bordado Laurent Saint
Court con 06 Saint Classic Laurent tenis bordado SL ZqSE7Rx Court con 06 Saint Classic Laurent tenis bordado SL ZqSE7Rx Court con 06 Saint Classic Laurent tenis bordado SL ZqSE7Rx Court con 06 Saint Classic Laurent tenis bordado SL ZqSE7Rx Court con 06 Saint Classic Laurent tenis bordado SL ZqSE7Rx Court con 06 Saint Classic Laurent tenis bordado SL ZqSE7Rx
con logo amp; sandalias planas Gabbana Dolce IC7wqOT
Tenis Court Classic SL/06 con bordado en algodón y cuero de color blanco de Saint Laurent con puntera redonda, suela plana, cierre con lazo y parche del logo en la lengüeta. Hecho en Italia ID de Farfetch: 12666611 Enviado desde nuestro Partner en Reino Unido Talla y ajuste La/el modelo mide 1.89 m y usa la talla 44 IT ¿Necesitas más ayuda? Consulta nuestra Guía de tallas Composición Exterior: Algodón 100%, Cuero 100% Suela: Goma 100% Forro: Cuero 100% Ayuda y consejos Envíanos un email También ofrecemos devoluciones gratuitas
02 de Junio de 2016 (22:06 h.)

Al poeta británico Alexander Pope se debe la frase

Al poeta británico Alexander Pope se debe la frase “errar es humano, perdonar es divino y rectificar es de sabios”. Esta última expresión “rectificar es de sabios” merece, para su más exacta comprensión y significado, completarse añadiendo a la voluntad de rectificar, la idea de hacerlo a tiempo, es decir, oportunamente.
Si la rectificación se hace a “destiempo” o tardíamente, no se evita ni interrumpe el daño producido o que se esté produciendo.
tenis bordado Laurent 06 Court con Saint SL Classic
Se nos podrá rebatir diciendo que “más vale tarde que nunca” y que es preferente esa actitud, aunque tardía, a la de “mantenella y no enmendalla”; pero hay casos en los que las circunstancias exigen una rápida rectificación para evitar que se produzca el daño o paliar sus efectos.
La sociedad progresa rectificando sus propios errores o, dicho en román paladino “desfaciendo entuertos”.
En situaciones de emergencia social no es admisible la política del avestruz de “esconder la cabeza debajo del ala”, ni tampoco la resignación de “al mal tiempo buena cara”. Ninguna de ambas actitudes exonera a los políticos de su responsabilidad de velar por el progreso y bienestar de sus ciudadanos.
Rectificar a tiempo es reconocer el error y ser consciente de que algo hemos hecho o estamos haciendo mal. Si “errar es humano”, como decía Pope, persistir en el error, una vez conocido, no tiene perdón ni excusa alguna.
Cuando los efectos de una medida o decisión política resultan negativos o desfavorables, su rectificación no admite dilaciones ni demoras. Si una nave va a la deriva, sin rumbo, con riesgo para la travesía y peligro para sus tripulantes, “actuar a tiempo” es hacerlo “directamente sobre la marcha” para enderezar el barco y evitar el naufragio.
No reaccionar a tiempo o no hacerlo pensando que “detrás del temporal viene la calma” es un grave pecado de omisión en el que no puede caer un político responsable del gobierno de sus ciudadanos.
La buena política, a diferencia del buen vino, no mejora en el sosiego de la bodega, ni con los años de conservación y reserva. La política empeora cuando envejece y deja de resolver los problemas y necesidades diarias y urgentes de la sociedad.
El apóstol Lucas decía que “el vino viejo es mejor”; pero esta máxima es nefasta para la política. La política no puede dejar pasar el tiempo; antes al contrario, debe actuar a tiempo y, sobre todo, cuando sea necesario, saber rectificar a tiempo.

SL con tenis bordado Court Laurent 06 Classic Saint